El Imperialismo en España: De Guindos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Invitado el Jue 30 Ago 2012, 06:13

Tachán,tachán,seguimos con las fichas de hombres del imperialismo en España.Si ya tocó Rubalcabra,Zapatero,Espartero y Jaume Matas,hoy le toca a nuestro querido de Guindos,hombre clave del PP

http://www.deverdaddigital.com/pagArticle.php?idA=13370


Había quien sabía antes de tiempo que Luis de Guindos iba a ser nombrado ministro de Economía. No era Mariano Rajoy. Sino Peter Zeihnan, analista de Sttratfor, agencia de espionaje conocida como “la CIA en la sombra”. Zeihnam predijo con meses de antelación el nombramiento del ministro en un cable secreto luego desvelado por Wikileaks. Todo lo que ha sucedido después lo ha confirmado. De Guindos es un ministro “made in USA”, y así se ha comportado. Cada una de las medidas más antinacionales y antipopulares –despachadas primero con Washington y Berlín- han llevado su firma.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  TicTac el Miér 05 Sep 2012, 00:42

Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
avatar
TicTac

Cantidad de envíos : 2275
Fecha de inscripción : 31/01/2012
Localización : Bilbao, Euskadi, España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Evergetes el Miér 05 Sep 2012, 00:51

TicTac escribió:Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
¿Quizá que la lista de ministros se hiciera pública antes de las elecciones?
avatar
Evergetes
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 16266
Fecha de inscripción : 20/12/2008
Edad : 31
Localización : Salamanca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Alejandro Villuela el Miér 05 Sep 2012, 01:22

Evergetes escribió:
TicTac escribió:Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
¿Quizá que la lista de ministros se hiciera pública antes de las elecciones?

apoyo firmemente esa propuesta. Yo al menos no entiendo como los españoles no preguntamos a los candidatos ¿cual será su equipo?
avatar
Alejandro Villuela

Cantidad de envíos : 9850
Fecha de inscripción : 11/11/2009
Edad : 26
Localización : Burgos/Valladolid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Evergetes el Miér 05 Sep 2012, 01:23

Alejandro Villuela escribió:
Evergetes escribió:
TicTac escribió:Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
¿Quizá que la lista de ministros se hiciera pública antes de las elecciones?

apoyo firmemente esa propuesta. Yo al menos no entiendo como los españoles no preguntamos a los candidatos ¿cual será su equipo?
¿En algún país se hace?
avatar
Evergetes
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 16266
Fecha de inscripción : 20/12/2008
Edad : 31
Localización : Salamanca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Alejandro Villuela el Miér 05 Sep 2012, 01:36

Evergetes escribió:
Alejandro Villuela escribió:
Evergetes escribió:
TicTac escribió:Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
¿Quizá que la lista de ministros se hiciera pública antes de las elecciones?

apoyo firmemente esa propuesta. Yo al menos no entiendo como los españoles no preguntamos a los candidatos ¿cual será su equipo?
¿En algún país se hace?

bueno, se que en algunos paises a la vez que votas presidente votas vicepresidente, como en USA.
avatar
Alejandro Villuela

Cantidad de envíos : 9850
Fecha de inscripción : 11/11/2009
Edad : 26
Localización : Burgos/Valladolid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  TicTac el Miér 05 Sep 2012, 10:50

Evergetes escribió:
TicTac escribió:Algunas veces pienso que también deberíamos votar a los ministros, o que deberían de pasar un proceso de elección riguroso para evitar tonterías como esta. Con Sinde y Wert ya teníamos bastante.
¿Quizá que la lista de ministros se hiciera pública antes de las elecciones?

Ahora que lo dices, es bastante de cajón. No sé a qué viene el secretismo que tiene siempre.
avatar
TicTac

Cantidad de envíos : 2275
Fecha de inscripción : 31/01/2012
Localización : Bilbao, Euskadi, España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Kais3r el Lun 10 Sep 2012, 08:00

pues sí... la verdad es q es de cajón y tiene todo el sentido del mundo. En algunas asociaciones y semejantes a bajo nivel se hace y está bien, no sé por qué no lo hacen.

Kais3r

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 03/08/2012
Edad : 33
Localización : Valenciano en Madrid/Pekín

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Invitado el Vie 14 Sep 2012, 04:32

Me parece muy buena idea.Si por algo apoyamos los de UCE a UPyD es porque propone "listas abiertas".Las listas abiertas son un golpe demoledor para el imperialismo en España,ya que su influencia sobre nosotros es poner al nº 1 o a los primeros números de entre los suyos en listas cerradas.Si se pudiera votar a aquel que quieres otro gallo cantaría en nuestro país
Desde hace 200 años el poder de otros paises como Inglaterra,Francia o Alemania es colocar en el poder a alguien a su servicio como Espartero,que trabajaba para los ingleses.
Desde la guerra de Sucesión España pasa de ser la principal superpotencia a una semicolonia.

p.d: Y de Guindos es el que nos tiene que sacar de la crisis,jo jo jo

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Evergetes el Vie 14 Sep 2012, 12:51

Hellboy escribió:Las listas abiertas son un golpe demoledor para el imperialismo en España
Esta frase es para ponerla de firma Laughing
avatar
Evergetes
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 16266
Fecha de inscripción : 20/12/2008
Edad : 31
Localización : Salamanca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Invitado el Sáb 15 Sep 2012, 05:21

Por aquí os dejo la ficha de Espartero de los escritos de K.Marx sobre España

http://www.eroj.org/biblio/espanya/espanya.htm
http://www.eroj.org/biblio/espanya/espanya.htm#n



Una de las características de las revoluciones consiste en que, precisamente cuando el pueblo parece a punto de realizar un gran avance e inaugurar una nueva era, se deja dominar por las ilusiones del pasado y entrega todo el poder y toda la influencia que tan caros le han costado a unos hombres que representan o se supone que representan el movimiento popular de una época fenecida. Espartero es uno de estos hombres tradicionales a quienes el pueblo tiene la costumbre de alzar en sus hombros en los momentos de crisis sociales y de los que después, a semejanza del perverso anciano que se aferraba tenazmente con las piernas al cuello de Simbad el marino, le es difícil desembarazarse. Preguntad a un español de la llamada escuela progresista en qué consiste el valor político de Espartero y os contestará con presteza: «Espartero representa la unidad del gran partido liberal. Espartero es popular porque ha salido del pueblo. Su popularidad sirve exclusivamente a la causa de los progresistas».
Cierto es que Espartero, hijo de un artesano, se ha encumbrado hasta el puesto de regente de España; y cierto que, habiendo entrado en e] ejército como soldado raso, lo abandonó con la graduación de mariscal de campo. Pero, si puede ser considerado como el símbolo de la unidad del gran partido liberal, es también evidente aue nos hallamos en presencia de una unidad en que todos los extremos quedan atenuados. Y en cuanto a la popularidad de los progresistas, no exageraremos al decir que la han perdido desde el instante mismo en que ha pasado, de la totalidad del partido, a este individuo aislado.

Como prueba de lo antiguo y original de la grandeza de Espartero, basta aducir el simple hecho de que hasta ahora nadie ha sido capaz de explicarla. Mientras sus amigos se refugian en lugares comunes alegóricos, sus enemigos, aludiendo a una extraña característica de su vida privada, afirman que no es más que un jugador afortunado. Así, pues, tanto unos como otros se ven en idéntico apuro para descubrir alguna relación lógica entre el hombre en sí y su fama y reputación.

Los méritos militares de Espartero son tan dudosos como indiscutibles sus defectos políticos. En una voluminosa biografía publicada por el señor Flórez se habla mucho del valor y de la pericia militar de Espartero, puestos de relieve en las provincias de Charcas, La Paz, Arequipa, Potosí y Cochabamba, donde luchó a las órdenes del general Morillo, encargado a la sazón del sometimiento de los Estados sudamericanos a la autoridad de la corona española. Pero la impresión general que sus hechos de armas sudamericanos produjeron en el ánimo excitable de sus compatriotas, se caracteriza suficientemente por el hecho de que se lo llamara `el jefe del ayacuchismo' y a sus partidarios se les diera el nombre de ayacuchos, con alusión a la desgraciada batalla de AyacuchoNOTA 40 en la que España perdió definitivamente Perú y toda Sudamérica. Trátase en todo caso de un héroe sumamente peregrino, cuyo bautismo histórico data de una derrota y no de una victoria. En los siete años de guerra contra los carlistas jamás se distinguió por uno de esos golpes de audacia que dieron a conocer pronto a Narváez, su rival, como un soldado de nervios de acero.

Espartero poseía indudablemente la facultad de sacar el mayor provecho posible de los pequeños éxitos, pero fue simplemente la suerte lo que hizo que Maroto le entregara las últimas fuerzas del pretendiente; las últimas, ya que el levantamiento de Cabrera en 1840 sólo fue una tentativa póstuma de galvanizar los descarnados huesos del carlismo.NOTA 41 Incluso el señor Marliani, historiador de la España moderna y admirador de Espartero, reconoce que esta guerra de siete años no puede compararse más que con las contiendas sostenidas en el siglo X entre los pequeños señores feudales de las Galias, contiendas en las que el triunfo no era resultado de la victoria. Ya por otra desdichada coincidencia resulta que, entre todas las hazañas realizadas por Espartero en la península, la que más viva huella dejó fue, si no precisamente una derrota, cuando menos una acción singularmente extraña tratándose de un «héroe de la libertad». Espartero adquirió renombre por haber bombardeado las ciudades de Barcelona y Sevilla. Si los españoles --dice un escritor-- quisieran representar a Espartero como Marte, sería necesario presentar a ese dios bajo la forma de un ariete.

Cuando Cristina se vio obligada en 1840 a renunciar a la regencia y a huir de España, Espartero, contrariando la voluntad de un amplio sector de los progresistas, asumió la autoridad suprema dentro de los límites del Gobierno parlamentario. Entonces se rodeó de una especie de camarilla y adoptó los aires de un dictador militar, sin ponerse realmente por encima de la mediocridad de un rey constitucional. Otorgó su favor más bien a los moderadoNOTA 42 que a los progresistas, los cuales, salvo raras excepciones, quedaron apartados de los cargos públicos.

Sin reconciliarse con sus enemigos, fue enajenándose poco a poco a sus amigos. Falto de valor para romper las trabas del régimen parlamentario, no supo ni aceptarlo, ni compenetrarse con él, ni transformarlo en un instrumento de acción. Durante sus tres años de dictadura, el espíritu revolucionario fue quebrantado paso a paso gracias a los innumerables compromisos, y las disensiones internas del partido progresista, sin nadie que las contuviera, llegaron hasta tal extremo que permitieron a los moderados recuperar el poder absoluto mediante un coup de main. De este modo, Espartero quedó tan despojado de autoridad que hasta su mismo embajador en París conspiró contra él de acuerdo con Cristina y Narváez, y su poder disminuyó de tal modo que no encontró medios para parar los golpes de esas miserables intrigas, ni de las mezquinas maniobras de Luis Felipe. Tan poca cuenta se daba de su propia situación, que intentó enfrentarse con la opinión pública cuando ésta sólo buscaba un pretexto para destrozarle.

En mayo de 1843, cuando su popularidad había desaparecido hacía ya largo tiempo, se obstinó en mantener en sus puestos a Linaje, Zurbano y demás miembros de su camarilla militar, cuya destitución era reclamada a grandes voces; disolvió el gabinete López, que tenía una gran mayoría en la Cámara de Diputados, y se negó testarudamente a conceder una amnistía a los moderados que se encontraban en el destierro, amnistía reclamada por doquier, en el Parlamento, en el pueblo y hasta en el ejército.

Esa exigencia expresaba simplemente el descontento general suscitado por el régimen de Espartero. Entonces estalló de súbito un huracán de pronunciamientos contra el «tirano Espartero», huracán que sacudió la península de punta a punta; fue un movimiento que por la rapidez de su propagación sólo puede compararse con el actual. Moderados y progresistas se unieron con el único objeto de desembarazarse del regente. La crisis cogió a éste totalmente de improviso; la hora decisiva le encontró desprevenido.

Narváez, acompañado de O'Donnell, Concha y Pezuela, desembarcó con un puñado de hombres en Valencia. En ellos todo era rapidez y acción, audacia reflexiva, energía y decisión. En Espartero todo era vacilación impotente, lentitud mortal, apática indecisión, debilidad indolente. Mientras Narváez libraba del asedio a Teruel y penetraba en Aragón, Espartero se retiraba de Madrid y consumía semanas enteras en Albacete en una inactividad inexplicable. Cuando Narváez había consequido ya la adhesión de los cuerpos de ejército de Seoane y Zurbano en Torrejón y marchaba sobre Madrid, Espartero se unió por fin con Van-Halen para llevar a cabo el inútil y odioso bombardeo de Sevilla. Después empezó a correr de un sitio para otro, abandonado en cada etapa de su retirada por sus soldados, hasta que al fin llegó a la costa. Cuando embarcó en Cádiz, esta ciudad, la única en que le quedaban partidarios, dio la despedida a su héroe sublevándose también contra él.

Un inglés que vivió en España durante esta catástrofe, da una gráfica descripción de la caída de Espartero: «Lo que ocurrió no fue un terrible e instantáneo hundimiento, tras una reñida batalla, sino una retirada progresiva, sin combate, de Madrid a Ciudad Real, de Ciudad Real a Albacete, de Albacete a Córdoba, de Córdoba a Sevilla, de Sevilla al Puerto de Santa María, y de este último punto al ancho Océano. Descendió de la idolatría al entusiasmo, del entusiasmo al afecto, del afecto a la consideración, de la consideración a la indiferencia, de la indiferencia al desprecio, del desprecio al odio y del odio cayó al mar».

¿Cómo ha podido Espartero convertirse nuevamente en el salvador de la patria y en la «espada de la revolución», como ahora lo llaman? Ese fenómeno sería completamente incomprensible a no ser por los diez años de reacción que España ha sufrido bajo la brutal dictadura de Narváez y bajo el yugo de los favoritos de la reina que vinieron a sustituirle.

Las épocas prolongadas y violentas de reacción son prodigiosamente propicias para rehabilitar de sus fracasos revolucionarios a los hombres caídos. Cuanto más fuerza tiene la imaginación de un pueblo --y ¿dónde tiene más que en el sur de Europa?--, más irresistible es su tendencia a oponer a la encarnación personal del despotismo la encarnación personal de la revolución. Como el pueblo no puede improvisar de pronto a sus personajes, desentierra los cadáveres de los movimientos anteriores.

¿No estuvo el propio Narváez a punto de tornarse popular a expensas de Sartorius? El Espartero que hizo su entrada triunfal en Madrid el 29 de julio no era un hombre real; era un fantasma, un nombre, un recuerdo.

Es justo consignar que Espartero nunca se ha hecho pasar por otra cosa que por monárquico constitucional. Y si alguna duda hubiera podido existir sobre este punto, habría tenido que desaparecer ante el entusiástico recibimiento que se le hizo durante su destierro en el palacio de Windsor y por las clases gobernantes de Inglaterra.

Cuando llegó a Londres, toda la aristocracia acudió en tropel a su domicilio, con el duque de Wellington y lord Palmerston a la cabeza. Aberdeen, en su calidad de ministro de Negocios Extranjeros, le mandó una invitación para ser presentado a la reina. El alcalde y los concejales londinenses (aldermen) le obsequiaron con banquetes en el Ayuntamiento (Mansion-House).NOTA 43 Y cuando se supo que el Cincinato español se dedicaba en sus horas de ocio a la jardinería, no quedó sociedad botánica, hortícola o agrícola que no se apresurara a incluirlo en sus filas.

Pronto se convirtió en el héroe de la ciudad. A fines de 1847, una amnistía permitió el regreso de los desterrados españoles, y por decreto de la reina Isabel, Espartero fue nombrado senador. No se le dejó, sin embargo, abandonar Inglaterra antes de que la reina Victoria invitara a él y a la duquesa a su mesa, rindiéndoles de añadidura el extraordinario honor de ofrecerles alojamiento por una noche en el palacio de Windsor. Cierto es, a nuestro entender, que esta aureola de gloria tejida alrededor de su personalidad guardaba cierta relación con la idea de que Espartero había sido y era aún el representante de los intereses británicos en España. No menos cierto es que las manifestaciones en honor de Espartero fueron en cierto modo manifestaciones contra Luis Felipe.

A su regreso a España, Espartero recibió delegación tras delegación, enhorabuena tras enhorabuena, y Barcelona le mandó un emisario especial para disculparse por el mal comportamiento de la ciudad en 1843. Pero ¿es que alguien oyó mencionar su nombre durante el fatal periodo comprendido entre enero de 1846 y los últimos acontecimientos? ¿Levantó su voz en aquel período en que España envilecida se veía condenada a un silencio glacial? ¿Se sabe de algún acto de resistencia patriótica que él haya realizado? Espartero se retiró tranquilamente a su hacienda de Logroño para dedicarse a sus hortalizas y a sus flores, en espera de que llegase su hora. No buscó a la revolución, sino que esperó a que la revolución lo llamase. Hizo más que Mahoma. Esperó que la montaña fuera hacia él, y la montaña, en efecto, se dirigió a él. Sin embargo, cabe mencionar una excepción. Cuando estalló la revolución de febrero, seguida del terremoto general europeo, Espartero hizo publicar por el señor Príncipe y algunos otros amigos un pequeño folleto titulado Espartero. Su pasado, su presente, su porvenir, para recordar a España que todavía tenía en su seno al hombre del pasado, del presente y del porvenir. Mas al decaer poco después el movimiento revolucionario en Francia, el hombre del pasado, del presente y del porvenir se hundió una vez más en el olvido.

Espartero nació en Granátula de la Mancha, y al igual que su célebre coterráneo, tiene una idea fija: la Constitución, y su Dulcinea del Toboso: la reina Isabel. El 8 de enero de 1848, cuando llegó a Madrid de regreso de su destierro en Inglaterra, fue recibido por la reina, de la cual se despidió en los términos siguientes: «Ruego a Vuestra Majestad que me llame cuando le sea necesario un brazo que la defienda y un corazón que la ame». Ahora Su Majestad lo ha llamado y su caballero andante aparece aplacando las olas revolucionarias, enervando a las masas con una calma engañosa, permitiendo que Cristina, San Luis y los demás se escondan en Palacio y proclamando en voz alta su fe inquebrantable en la palabra de la inocente Isabel.

Sabido es que esta reina tan digna de confianza, cuyos rasgos se dice que adquieren año tras año una semejanza cada vez más notable con los de Fernando VII, de vergonzosa memoria, fue declarada mayor de edad el 15 de noviembre de 1843. El día 21 del mismo mes y año cumplía solamente trece años de edad. Olózaga, que durante tres meses había sido su tutor por encargo de López, constituyó un gabinete molesto para la camarilla y para las Cortes recién elegidas bajo la impresión de los primeros éxitos de Narváez. Quería Olózaga disolver las Cortes y consiguió un decreto firmado por la reina, en el que se le concedía poderes para hacerlo, pero se dejaba en blanco la fecha de su promulgación. El 28 de noviembre por la tarde, Olózaga recibió el decreto de manos de la reina.

En la tarde del siguiente día celebró otra entrevista con ésta; pero apenas se había marchado cuando llegó a su casa un subsecretario de Estado, el cual le informó de que estaba destituido y le pidió el decreto que había obligado a firmar a la reina. Olózaga, abogado de profesión, era demasiado astuto para caer de este modo en el lazo. No devolvió el documento hasta el día siguiente, después de habérselo enseñado lo menos a cien diputados para demostrar que la forma de la reina era de su escritura corriente y normal. El 13 de diciembre, González Bravo, nombrado presidente del Consejo, convocó en Palacio a los presidentes de las Cámaras, a las principales personalidades de Madrid, a Narváez, al marqués de Santa Cruz y a otros para que la reina les explicara lo que había pasado entre ella y Olózaga la tarde del 28 de noviembre.

La inocente reinecita les condujo al salón en donde había recibido a Olózaga y, para su información, representó con mucha viveza, aunque con ademanes un tanto exagerados, un pequeño drama. Olózaga había cerrado así la puerta con cerrojo, le había cogido así el vestido, la había obligado así a sentarse, había guiado así su mano obligándola a firmar el decreto; en una palabra: había atentado asi a su regia dignidad. Durante esta escena, González Bravo tomó nota de estas declaraciones, en tanto que las demás personas presentes examinaban el documento, firmado, según se desprendía, por una mano temblorosa y engañada. Así, pues, sobre la base de la solemne declaración de la reina, Olózaga debía ser juzgado como reo del delito de lesa majestad y descuartizado, o, en el mejor de los casos, desterrado a perpetuidad a las islas Filipinas. Pero, como ya hemos visto, Olózaga había tomado sus medidas de precaución. Luego vino un debate en las Cortes que duró diecisiete días, causando una sensación mayor que la producida por el famoso proceso de la reina Carolina en Inglaterra.NOTA 44

En su discurso de defensa ante las Cortes, Olózaga dijo entre otras cosas: «Cuando nos dicen que debemos dar crédito incondicionalmente y sin la menor sombra de duda a las palabras de la reina, yo digo: ¡no! O la acusación es fundada o no lo es. Si es fundada, las palabras de la reina constituyen las declaraciones de un testigo como cualquier otro, y a esa declaración yo opongo la mía». En la balanza de las Cortes, resultó que las palabras de Olózaga pesaban más que las de la reina. Más tarde, Olózaga se refugió en Portugal para librarse de los asesinos mandados contra él.

Ésa fue la primera pirueta de Isabel en el escenario político de España y la primera prueba de su honradez. Y ésta es la misma reinecita en cuyas palabras quiere ahora Espartero que el pueblo tenga confianza y a la que, después de su escandalosa conducta de once años, son ofrecidos el «brazo defensor» y el «corazón amante» de la «espada de la revolución»NOTA 45

New York Daily Tribune,

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Invitado el Sáb 15 Sep 2012, 05:45

Y por aquí os dejo una revista donde dice cosas como ésta

http://www.uce.es/CHISPAS/Chis_31_05/Chispas31.pdf

““El espíritu de independencia de los españoles se ha manifestado desde los albores de nuestra historia...
También en Viena se celebró una reunión de los dictadores fascistas para dilucidar su intervención en España. La clase trabajadora ha de conseguir la independencia de España.
No será el capitalismo indígena quién lo logre, puesto que el capital internacional está íntimamente entrelazado de
un confín a otro. Este es el drama de la España actual. A los trabajadores nos toca arrojar a los capitalistas extranjeros.No se trata de un problema de patriotismo sino un problema de intereses de clase”.

(Los amigos de Durruti, CNT, 1937)




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Invitado el Mar 25 Sep 2012, 06:06

A mí esto me suena a actualidad

LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA Y RUSIA. EL PROBLEMA DE LAS COLONIAS. CORRUPCIÓN DE LOS POLÍTICOS. ANARQUÍA EN PROVINCIAS. LA PRENSA DE MADRID



Algunos meses antes del estallido de la actual revolución española, decía yo a vuestros lectores que las influencias rusas trabajaban por acarrear una conmoción peninsular. Para este fin Rusia no necesitaba agentes directos. Tenía el Times, defensor y amigo del rey Bomba, de la «joven esperanza» de Austria, de Nicolás, de Jorge IV, periódico que de súbito se mostró indignado por las grandes inmoralidades de la reina Isabel y de la Corte española. Estaban además los agentes diplomáticos del Gobierno inglés, a quienes el ministro ruso Palmerston pudo fácilmente embaucar con visiones de un reino peninsular de Coburgo.

Vamos,que lo de la Europa de los Pueblos ya viene de siglos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El Imperialismo en España: De Guindos

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.